BANGKOK, Tailandia, 26 de septiembre de 2017 /PRNewswire/ — El Ministerio de Asuntos Exteriores de Tailandia desvela la importancia de la obtención de conocimientos como medio para lograr la sostenibilidad a largo plazo de Tailandia, un legado de Su Majestad, el difunto Rey Bhumibol Adulyadej.

A classroom in one of the Rajaprajanugroh schools

“Al hablar del bienestar de la gente, las mejoras educativas son esenciales. Sin una buena educación, la gente no puede ganarse la vida”. – Su Majestad, el difunto rey Bhumibol Adulyadej.

Para poder avanzar hacia esta visión, el Rey Bhumibol predicó con el ejemplo. “El difunto Rey se convirtió en un ejemplo para el pueblo tailandés gracias a su gran devoción por mejorar el país a través de la búsqueda y aplicación de nuevos conocimientos e innovaciones”, declaró el Ministerio de Asuntos Exteriores.

En cuanto a las vidas individuales del pueblo tailandés, el difunto Rey consideraba que el desarrollo de la educación era un medio crucial para mejorar la calidad de vida, tanto a corto como a largo plazo. Su Majestad dedicó todos sus esfuerzos a defender esta causa y procedió a facilitar la cooperación entre numerosas agencias gubernamentales y sin ánimo de lucro para permitir que los tailandeses tuviesen un mayor acceso a las oportunidades educativas a través de sistemas educativos formales y no formales. El difunto Rey era muy consciente de que unos cimientos endebles obstaculizarían el desarrollo y las perspectivas y profesionales y, en última instancia, la capacidad de Tailandia de ser autosuficiente en un mundo en rápida evolución.

De todas maneras, el rey Bhumibol estaba complacido en general con las tasas de alfabetización de Tailandia, aunque se dio cuenta de que ciertos grupos desfavorecidos necesitaban ayuda de forma desesperada, concretamente los huérfanos y niños de zonas remotas y pobres.

Para ayudar y concienciar a la gente acerca de estos niños desfavorecidos, se creó la fundación Rajaprajanugroh. Las escuelas de esta fundación ofrecen ropa, uniformes escolares, libros, material escolar y becas a niños que se han quedado huérfanos o han sido abandonados en zonas afectadas por la pobreza y los desastres naturales. Estas escuelas ofrecen un régimen interno para sus alumnos desde el primer curso hasta el décimo segundo. El programa ha tenido un éxito considerable y hoy en día hay 39 escuelas Rajaprajanugroh distribuidas por Tailandia.

En el norte, Su Majestad el difunto Rey y Su Majestad la Reina Sirikit crearon escuelas para la gente de las tribus de las colinas en las regiones fronterizas remotas. Originalmente, las escuelas Chao Pho y Chao Mae Luang Upatham se construyeron gracias a los bienes personales de la familia real y a donaciones de otros ciudadanos tailandeses comprometidos con la causa. Además de ofrecer educación tradicional, estas escuelas también enseñan métodos tradicionales de artesanía y agricultura, para ayudar a que los estudiantes salgan de la pobreza y puedan ganarse la vida.

Además de ayudar a los grupos más desfavorecidos del país y a los jóvenes más vulnerables, el Rey Bhumibol creó varias becas para asistir a aquellos cuya educación estuviese amenazada por problemas económicos. Las fundaciones que participan en esta iniciativa, como el Fondo Navarerk, el Fondo Bhumibol y el Fondo Ananda Mahidol, permiten que los estudiantes de educación obligatoria con buenos expedientes académicos y buen comportamiento tengan la oportunidad de continuar con sus estudios secundarios, vocacionales, de formación docente y universitaria, a través de diversas becas y ayudas.

Su Majestad el difunto Rey Bhumibol creía firmemente que la educación formal es fundamental para el desarrollo de la juventud del país. Sin embargo, no se tuvo en cuenta a aquellos que ya habían abandonado el sistema educativo formal, a menudo para trabajar en las granjas familiares. Para ayudar a esta gran parte de la población tailandesa, el Rey Bhumibol y la Reina Sirikit iniciaron el desarrollo de sistemas de educación no formal, como los Centros de Estudios de Desarrollo Real (Royal Development Study Centers) y la Fundación SUPPORT.

Con casi el 90% de la población rural tailandesa dedicada al sector agrícola, los agricultores necesitaban acceso a conocimientos específicos y a información particular respecto a las condiciones únicas de las regiones en las que residían. Para hacer frente a esta necesidad, el difunto Rey estableció seis Centros de Estudios de Desarrollo Real (Royal Development Study Centers) y cada uno de ellos estaba destinado a ser aplicable a las condiciones únicas de suelo y clima de su respectiva región. Los centros de estudio realizaron experimentos e investigaciones sobre el cultivo y la propagación de las cosechas, la ganadería y la pesca.

Su majestad la reina Sirikit continuó con la misión del rey Bhumibol de aumentar la educación en las regiones rurales y empobrecidas con su Fundación SUPPORT (a Fundación para la Promoción de Ocupaciones Suplementarias y Técnicas Afines). Sus Majestades eran conscientes de que muchas mujeres y niñas tailandesas estaban en riesgo porque no contaban con medios para sustentarse.
La Fundación SUPPORT se propuso ayudar a educar a estas mujeres rurales enseñándoles cómo crear exquisitas artesanías tradicionales tailandesas, como el tejido de seda Mudmee, la cestería Prae Wa y las incrustaciones de oro y plata.

Gracias a unos esfuerzos hábiles y fundamentados, el rey Bhumibol Adulyadej superó las barreras geográficas y los retos logísticos, logrando que las comunidades más desfavorecidas del país contasen con un mayor acceso a oportunidades educativas y profesionales.

Ministerio de Asuntos Exteriores de Tailandia
Tel.: +662-203-5000

Imagen – https://mma.prnewswire.com/media/558042/Rajaprajanugroh_schools.jpg